Un país sembrado de orquestas

“Tocar y luchar” es el lema del Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela creado por el maestro Abreu en 1975, también es el título del documental de Alberto Arvelo que se adentra en la historia de este proyecto pedagógico musical desde sus comienzos y demuestra cómo la música puede ejercer una labor de rescate social. Actualmente el Sistema congrega a más de doscientas noventa orquestas y coros en ciudades, pueblos y aldeas de Venezuela, así como a más de doscientos cuarenta mil niños/as y jóvenes. 

 

 

“Tocar y luchar” muestra la misión, los logros y el esfuerzo de estos jóvenes del Sistema de Orquestas de Venezuela, y los beneficios que conlleva a nivel social, afectivo y espiritual el hacer música junto con otros. Como dice el maestro Abreu, el objetivo más importante es el conectarse entre sí, y en esencia misma, la orquesta y el coro son mucho más que estructuras artísticas, modelos y escuela de vida social porque cantar y tocar juntos significa convivir de manera entrañable en ánimo de perfección y excelencia, en una rigurosa disciplina de articulación. Así los jóvenes forman un espíritu solidario y fraterno, desarrollan su autoestima, se cultivan los valores éticos y estéticos que están vinculados al quehacer musical. De ahí su inmensa utilidad en cuanto se refiere al despertar de la sensibilidad y la forja de valores.

Con el tiempo adquieren principios de liderazgo, sentido de compromiso, de generosidad y de entrega a los demás, de aporte individual para el logro de inmensos fines colectivos. Como decía la madre Teresa de Calcuta, “Lo más miserable y lo más trágico de la pobreza no es la falta de pan y techo, es el sentirse nadie”. Pertenecer a la orquesta los hace mejor estudiantes en sus estudios regulares y  los proyecta con una identidad noble.

De este proyecto han surgido gran número de aclamados músicos, como el director Gustavo Dudamel, ganador del Concurso Internacional de Dirección Orquestal Gustav Mahler; el contrabajista Edicson Ruiz, quien se erigió como el primer menor de edad en convertirse en músico titular de la Orquesta Filarmónica de Berlín. La orquesta ha sido aclamada en las salas de conciertos más prestigiosas del mundo como Viena, Berlín, Roma y Buenos Aires, entre otras.

Es un programa de rescate social, de transformación cultural profunda para toda la sociedad venezolana, sin distinción de ninguna naturaleza; pero con especial énfasis en los sectores vulnerables o situación de riesgo. Siembra sentido de armonía, de lo bello, y de lo universal. Se destaca el desarrollo intelectual y afectivo de los niños. En definitiva, la música se constituye como fuente de desarrollo de las dimensiones del ser humano, que eleva su condición espiritual y lo conduce a un desarrollo integral de su personalidad.

Documental “Tocar y luchar”

 



Comenta

Plugin from the creators of Brindes Personalizados :: More at Plulz Wordpress Plugins