2011: Un año de la Musicoterapia para recordar. Iª Parte

En el 2011 fallecieron  Clive Robbins y Tony Wigram, dos musicoterapeutas emblemáticos representativos de dos generaciones de profesionales abocados al desarrollo y promoción de la disciplina. Pareciera ser que el 2011 quedará en la historia de la Musicoterapia como un año para recordar. ¿Quiénes fueron estas dos personalidades de la Musicoterapia? ¿Cuales fueron sus aportes más fundamentales? ¿Cómo entender la huella que dejaron?

En esta primer parte investigamos la vida y obra de Clive Robbins, un pionero de la musicoterapia en el mundo fallecido el 7 de Diciembre del 2011, a la edad de 84 años.

Su Historia

Al investigar sobre la vida de Clive Robbins, nos dimos cuenta que la mayor parte de los datos datan de 1959 en adelante, año en que conoce a Paul Nordoff. Quisimos incluir partes de su vida anteriores a este encuentro que den luces de lo que desarrollaría más tarde.

Clive Robbins nació el 23 Julio de 1927 en la ciudad Birmingham, Inglaterra. Creció en el seno de una familia de panaderos inmigrantes. Su infancia y primera adolescencia estuvo marcada por la lucha contra el peso social que implicaba, en aquella época, el ser inmigrante en Inglaterra. Como estrategia de sobrevivencia, la familia Robbins ocultó al pequeño Clive que quien fuera su hermana, era en realidad su madre.

Quienes lo conocieron más de cerca, han atribuido al tipo de relación con la figura materna la causa principal de la profunda desorientación que marcó la adolescencia de Clive, la cual lo habría llevado a orientar sus decisiones siguiendo una profunda búsqueda de significado y propósito de vida.Clive Robbins

Con el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial, sus padres decidieron enviar a su hijo a un lugar más seguro, y el pequeño Clive quedó a cargo de padres adoptivos. Fue durante esta época cuando Clive desarrolló su faceta de pianista.

Un nuevo hecho cambiaría el rumbo de su vida: reclutado por las Fuerzas Armadas Británicas, Clive sufriría un accidente en batalla a los 18 años, que lo dejaría con una parálisis parcial de mano y brazo. Este hecho cerró su ciclo en el ejercito y le impidió continuar con sus estudios de piano. Sin embargo, más tarde se reencontraría con la música, pero esta vez utilizada como medio terapéutico.

En 1954, Clive obtuvo su grado de profesor en el Hogar para Niños de Sunfield, una comunidad educativa y curativa antroposófica para niños con necesidades especiales, donde la música tenía un papel prominente en el programa educacional. Allí vivió durante 6 años, años que describiera como “la primera experiencia profundamente satisfactoria de mi vida”. En Sunfield, Clive vivía con su esposa Mildred y sus dos hijos, Tobias y Jennifer.

Luego de tres años de trabajo, Clive relata que comenzó a sentirse desconcertado ante la impotencia de no poder hacer nada efectivo frente al surgimiento de la adolescencia de los pacientes que veía, etapa en que se comenzaban a asomar los aspectos más trágicos de la patología. Según relata, “era un contexto en que las enseñanzas de Steiner no eran relevantes ni suficientes”. Fue para entonces que conocería a Paul Nordoff, encuentro que cambiaría radicalmente su destino.

En 1958 Paul Nordoff, eminente pianista y compositor norteamericano, viajó a Europa en busca de nuevos públicos para sus composiciones. Si bien esta empresa fue infructuosa, asistió a una conferencia sobre el uso de la música en tratamientos de salud, suceso que abrió en él un interés que hasta entonces no conocía. Fue entonces que visita el Hogar para Niños de Sunfield. Si bien Paul venía hacía varios años estudiando antroposofía de manera autodidacta, su primera experiencia en Sunfield le permitió dimensionar y sorprenderse con los efectos de la música en los niños con necesidades educativas especiales. Luego, en 1959, Paul renuncia a su cargo de profesor de música y composición en la Facultad de Bard College en New York,  y vuelve a Sunfield a experimentar los efectos de la música utilizada de manera terapéutica.

Después de algunos meses trabajando solo y con un maestro, Paul conoce a Clive y rápidamente hicieron equipo. Como señala Clive en una entrevista realizada por Kenneth Aigen, “casi instantáneamente hicimos equipo. Era interesante, primero lo vi trabajar con los niños de Sunfield y los chicos se sentaron de otra forma y algo de esta música fue inmediato y tan vivo segundo a segundo, que atrajo su atención. Observé a Paul trabajando con su libertad americana, y su absoluta forma naif de trabajar con niños discapacitados… pero aquí estaba este genio”.

La forma de abordar a los niños que tenía Paul, representaba una respuesta a la búsqueda personal de Clive. Como el mismo señala, su trabajo era “una constelación de habilidades intuitivas, musicales y de composición que hacía a su trabajo algo único”.

Los nueve meses que trabajaron juntos en Sunfield, cambiarían sus vidas para siempre. Utilizando armonías cuidadosamente seleccionadas, ritmos y melodías conmovedoras y convocantes, Clive y Paul fueron logrando que los niños participaran de un espacio musical, en el cual podían desarrollar conciencia de si mismos y del entorno, así como una mayor concentración y disciplina. En sus respuestas musicales, los niños revelaban su sensibilidad y sus habilidades expresivas, receptivas y relacionales. Su trabajo daba cuenta de los profundos beneficios de la música en el ser humano. Comenzaba a gestarse una forma de concebir y utilizar la música como terapia.

Un aspecto notable de esta primera etapa de su trabajo en conjunto, fue que hicieron un registro minucioso de transcripción y grabación de las sesiones, material clave para el posterior nacimiento y desarrollo de lo que pasó a llamarse “Abordaje Nordoff – Robbins” o Musicoterapia Creativa.

En 1960, luego de un viaje para conocer el modo en que se estaban utilizando las artes en los Hogares Curativos en Europa (viaje que se transformó en una especie de tour de conferencias demostrativas de su trabajo, en un total de 26 hogares), Clive y Paul decidieron partir a EEUU.

Después de un año de idas y venidas por distintas instituciones, el trabajo conjunto de Clive Robbins y Paul Nordoff se desarrolló como sigue:

En 1961 Clive y Paul lograron instalarse en una clínica diurna, el Hospital Mercy Douglas de Pennsylvania. Su estadía duraría 6 años. Para poder costearse su labor allí, postularon y ganaron una de las principales becas de investigación otorgada por el Servicio Nacional de Salud Mental. Luego, entre 1967 y 1974, Paul y Clive volvieron a Europa, donde trabajaron como becarios de docencia de la Fundación Americana-Escandinavo. Durante este último período, su trabajo vio importantes avances: lograron compromisos académicos por Europa, desarrollaron la formación para músicos en Musicoterapia e hicieron publicaciones y documentales de televisión sobre su trabajo.

En 1974, la dupla Clive y Paul llega a término. Al año siguiente Clive comienza a trabajar con Carol Robbins (quien luego pasaría a ser su esposa) y Paul se aleja del trabajo musicoterapéutico por una enfermedad. Muere a los 67 años en Alemania en 1977. Sin embargo gracias al entusiasmo y capacidad de gestión de Sybil Beresford-Peirse (una extraordinaria seguidora) se establece el primer centro Nordoff-Robbin en el Hospital Goldie Leigh en el sur de Londres. Así, el mismo año, se fundaría el primer programa de formación full-time en el abordaje de Musicoterapia Nordoff-Robbins. Sin embargo, no será sino en 1980 que se funda como fundación.

Carol Robbins, músico, docente y terapeuta recibida, había estudiado los trabajos de Nordoff y Robbins ya en 1966. Su trabajo con Clive comienza en 1975 y dura hasta 1996, año que fallece a los 54 años. Entre 1975 y 1981 trabajan en la Escuela para Sordos de Nueva York, y entre el 81 y 82 como profesores visitantes en la Universidad Metodista de Dallas. En 1983, la Universidad de Londres valida el programa Nordoff – Robbins como un programa de formación. Entre el 82 y el 89 viven en Australia, donde llegaron a establecer un centro de Musicoterapia en Warrah, y una Asociación de Musicoterapia Nordoff – Robbins.  Finalmente, en 1989 logran su mayor sueño: establecer un centro para Musicoterapia en la Universidad de Nueva York. Este centro serviría tanto como lugar de atención como de formación en el abordaje Nordoff – Robbins.

Filosofía

Brevemente, la filosofía del abordaje tiene como punto de partida la creencia de que la capacidad de responder a la música vive en todas las personas, la música tiene una capacidad extraordinaria como herramienta de comunicación y la experiencia de dos personas haciendo música en conjunto, es una experiencia inherentemente empática. En palabras de Clive: “Nosotros tratamos de desplegar las habilidades que podemos alcanzar y desarrollar, de modo que el niño esté mejor preparado para la vida”.

Huella

Durante su vida, Clive Robbins mantuvo un gran compromiso con la calidad en el trabajo, tanto en la práctica clínica, como en la creatividad y musicalidad del musicoterapeuta. El abordaje que desarrolló junto a Paul Nordoff, se caracteriza por utilizar la improvisación clínica como herramienta clave para acceder al mundo del niño. Este ha influenciado fuertemente el campo de la Musicoterapia en su integridad, llegando más allá de quienes se han formado exclusivamente en el abordaje.

Clive se caracterizó por ser un gran inspirador, por utilizar un lenguaje cargado de valores humanos capaz de darle sentido y dirección a los proyectos que desarrolló. Además se preocupó constantemente –y en especial n los inicios- por registrar y sistematizar cada paso.

El abordaje Nordoff – Robbins es quizás la forma más difundida de trabajo musicoterapéutico en el mundo. Sus componentes más importantes han sido descritos por Kenneth Aigen en su libro “Siendo en la Música: Bases de la Musicoterapia Nordoff – Robbins”: es “improvisativo, interactivo, exploratorio, orientado a la actualización personal, pragmático y no está orientado como un método, sino que el terapeuta está constantemente evaluando herramientas musicales e intervenciones que estimulen el crecimiento”.

Actualmente el abordaje es enseñado en Inglaterra y Estado Unidos (países donde se originó), así como en Alemania, Australia, Japón, Sudáfrica, Canadá y Noruega. Hoy en día, nada más que en Inglaterra el Centro Nordoff – Robbins realiza más de 50.000 sesiones de Musicoterapia al año, tanto en casas de cuidado, centros de día, hospitales, escuelas y en sus propios centros.

La Fundación Nordoff Robbins es una organización benéfica que provee servicios a lo largo de toda Inglaterra a personas de todas las edades y a una amplia variedad de discapacidades y enfermedades. Es reconocida mundialmente como una de las instituciones más antiguas y prestigiosas de formación de musicoterapeutas , además de ser de las pocas que evalúan el impacto de sus servicios.

Quizá el aporte fundamental del trabajo que desarrolló Clive a lo largo de su vida, es la gestación del abordaje Nordoff – Robbins.Ahora bien, ¿cuál es el aporte principal del abordaje Nordoff – Robbins?.

Como lo mismos fundadores lo señalaron, si algo caracteriza al abordaje, es su resistencia a ser catalogado como método. Como señala Aigen, “la esencia se haya en la mirada que tiene del mundo, y en los valores y teorías subyacentes”. Para Aigen, el abordaje pone de manifiesto en la práctica un sistema de creencias, cuya base se encuentra en la antroposofía. Y continúa: “las variaciones que se hayan en el interior del abordaje Nordoff – Robbins, se explican de acuerdo a las poblaciones clínicas y entre las personas que practican su trabajo”.



Comenta

Plugin from the creators of Brindes Personalizados :: More at Plulz Wordpress Plugins